Publicado en Letras muertas, Poesía, Un poco de Fe

Juicio de Osiris

Oscila el hombre entre el vicio y la moral y su corazón entre la maldad y la bondad.

Dualidad creíble del que era barro y se cruzó con el aliento de vida, de aquel que pagó con desplantes los dones recibidos.

No pudo más que seguir la senda, que con sus pasos marcaba, y entregarse al mundo; como ínfima materia para ser contrapuesto ante la pluma de Maat y aspirar que su carga no le superara. 



¡Balanza de ojos vendados, que serpentea en el umbral de la justicia!

¡Que adjudica sus leyes a diestra y siniestra en un infinito ondular que inquieta nuestra mente!

¡Pináculo insoslayable que cierne al mundo de sus dones y pecados!

 …Hasta encontrar un fugaz punto de equilibrio, dividiendo al mundo entre cielo e infierno, entre pasado y futuro.


¡Balanza tasando al ras de los corazones y de los hombres!

 


¡Justa!

¡En virtud perfecta!

¡Juzgando por defecto o por exceso!

 …

¡Equidad incomprendida entre bien o mal!


Luz y sombra.

 

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía, Un poco de Fe

Ceremonias

Adquieren sentido un apretón de manos, el abrazo silencioso cuando no hay nada por decir y ese nudo en la garganta de frases sin sentido que prefiero callar.

Es de noche. Parece que siempre será así.

Una novena para recordarte en casa, una misa al mes para recordar tu partida, una misa cada año; como no lo fue en tus cumpleaños… Te veo más ahora que cuando, en vida, pospuse citas.

Y miro al cielo buscando tu brillo, una estrella que solté de mi mano. Y miro en mi vacío, el mismo dolor pero con más ausencia.

Hoy si tengo palabras arrumadas tras la puerta, junto a las maletas que son tu recuerdo. Nadie entiende mi pena, nunca entendí la ajena. Que dolor tan grande me dejó tu ausencia.

Mi vida ha cambiado como no lo creía, tal vez porque te llevaste los mejores momentos o porque me atormentan los que no vivimos.

Siempre quedan palabras sin nacer, visitas sin calendario, abrazos al vacío, teléfonos sonando sin quién responder.

Adquiere sentido el sabor amargo, el silencio de la casa, tu taza de café por servir, tu espacio en la mesa, la mirada fija en el vacío; esperando ver la estrella que se me escapó de las manos.

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía

Despedida

Nada subsiste al último beso tras el cristal, a llorar desconsolado y caer de rodillas. La soledad sabe erguirse victoriosa.

Y es que todas las cosas hablan de ella, de sus risas y sus penas. De la ausencia que queda en ambas caras de la lápida, la negro eterno que consume y la marfil que marchita flores.

Hablamos más ahora. Aunque ella, como siempre, no contesta… Yo como siempre no la escucho. Nos quedamos juntos viendo pasar el tiempo.

Nada que no alivie una botella de alcohol, el silencio de un amigo y esa maldita canción. La soledad sabe hibernar, despierta hambrienta a engullir recuerdos y reclamar lo suyo.

 

Jag

 

Publicado en Letras muertas, Poesía

Enamórame.

Tomando tu cintura para delimitar tu espacio, no te queda más salida que perderte en mi mirada. Sin romper el silencio te dejas guiar. Siempre son tímidos tus primeros pasos, pero siempre te echas a andar.

Un suspiro profundo te alienta a la vez que bajas la mirada. ¡Que nos lleva más el deseo que la cordura! Mientras te abrazo con sutil firmeza, fijas tus ojos en mi retina y me retas a besar primero.

Enamórame…

Tienen tus labios su propia melodía y llega a mí cual suave murmullo; envuelto en tu tonada no queda más que seguirte hasta igualar el compás. Y detienes tu ritmo para suspirar, mientras mojo mis labios para poderte amar. Expones tu cuello a la vez que cierras mis ojos con tus dedos y me guío por tu aroma y por tu latir.

Enamórate…

Acorta la distancia que separa tu alma de la mía. Has de tus deseos mis compromisos que a ti te amo por devoción. El amor es todo cuando estamos los dos. Deja que la magia de nuestro mundo ilumine este amor, toma mi mano y emprendamos camino. Quiero seguirlo hasta la eternidad.

Enamórate…

Enamórame…

No hay más vida que la que juntos tenemos a nuestro lado.

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía, Un poco de Fe

Aprender… Amar…

¡Detente!, toma un respiro; está carrera infructuosa que pretendes continuar con tal de huirle al amor, no tiene sentido.

¡Detente!, toma un respiro; nada obtienes con blindar tu corazón a los sentimientos, terminarán haciendo daño.

Este juego arreglado para tu beneficio igual desgasta y no hay mérito en proteger a otros de tus pasiones; terminar cansado y solo. Al final has perdido.

La vida es la suma de todas tus batallas.

¿Para qué un corazón tan duro donde no nacen sentimientos?

 

Jag