Publicado en Hijas, Poesía, Un poco de Fe

Hogar

Las risas y el llanto conquistaron cada espacio como un extenso prado que se funde en los cimientos dando vida al frio concreto. Las huellas crecieron desde sus torpes pasos hasta hacer camino en su propio sendero.

Cada espacio tiene un nombre.
Cada espacio cuenta una historia.
Cada espacio es un aliento para comenzar de nuevo.

Un hogar lo tiene todo, la felicidad por estar juntos, las manos que brindan apoyo, los hombros que consuelan, el tinto que disuade al cansancio y prolonga la compañía. Nada se parece a estar en casa.

Cada espacio tiene sueños.
Cada espacio cumple metas.

Cada espacio una semilla: Dos mujeres con talante que no han dejado de ser niñas. Un silencio que espera en el tiempo.  Una ausencia teñida en las paredes.

Jag

Anuncios
Publicado en Letras muertas, Poesía, Un poco de Fe

Ceremonias

Adquieren sentido un apretón de manos, el abrazo silencioso cuando no hay nada por decir y ese nudo en la garganta de frases sin sentido que prefiero callar.

Es de noche. Parece que siempre será así.

Una novena para recordarte en casa, una misa al mes para recordar tu partida, una misa cada año; como no lo fue en tus cumpleaños… Te veo más ahora que cuando, en vida, pospuse citas.

Y miro al cielo buscando tu brillo, una estrella que solté de mi mano. Y miro en mi vacío, el mismo dolor pero con más ausencia.

Hoy si tengo palabras arrumadas tras la puerta, junto a las maletas que son tu recuerdo. Nadie entiende mi pena, nunca entendí la ajena. Que dolor tan grande me dejó tu ausencia.

Mi vida ha cambiado como no lo creía, tal vez porque te llevaste los mejores momentos o porque me atormentan los que no vivimos.

Siempre quedan palabras sin nacer, visitas sin calendario, abrazos al vacío, teléfonos sonando sin quién responder.

Adquiere sentido el sabor amargo, el silencio de la casa, tu taza de café por servir, tu espacio en la mesa, la mirada fija en el vacío; esperando ver la estrella que se me escapó de las manos.

Jag

Publicado en Poesía

Cinco Elementos

En quien un mapa se dibuja atento,

pues el cuerpo es la tierra,

el fuego, el alma que en el pecho encierra,

la espuma el mar, y el aire es el suspiro,

en cuya confusión un caos admiro;

pues en el alma, espuma, cuerpo, aliento,

monstruo es de fuego, tierra, mar y viento.

La vida es sueño, jornada I, escena II. Calderón de la Barca

Brisa que acaricia el valle, renueva el aire, refresca la vida. Brisa sin límite, sin dirección. Que recortes el mundo marcando tus dominios. Fuerza impetuosa que se lleva consigo a los sin cimiento, que arrasa con todo para empezar de nuevo.

Agua de vida, con la visión del cielo y el frío de la montaña, que recorres tus lindes sabiéndolos todos. Purificas y moldeas el mundo a tu acomodo, esparciendo la vida de un lado a otro. Helada o hirviente, dormida u ondeante, rocío o tempestad que sana.

Tierra madre donde se posa la vida para erigirse al cielo, semilla y sepulcro. Tierra en armonía con el vaivén de mundo; al ritmo del viento y las aguas que surcan tu cuerpo. Que alivias tus tensiones estremeciendo tu cimiento.

Fuego que consumes con tu aliento cualquier vestigio, fuego que renueva. Lava ardiendo por las entrañas del mundo. Brasa que entibia el mundo para darle vida.

Éter omnipresente, sutil quintaesencia que perfeccionas la existencia y amalgamas cuerpo y alma.

Jag