Publicado en Poesía

Señora

No me hagas esto. No cambies el latir de mi corazón que su ritmo, quedo, es a la par de mis pasos. No revivas la tersura de mi piel que haces sudar mis manos. No mires dentro de mis ojos que olvidaron el brillo, creas rubor a mis mejillas y me tiembla la voz.
…No estoy para secretos, ni encuentros causales. Mi vida es tranquila y sin sobresaltos.

…No es monotonía el amor que ahora vivo, es la paciencia que me dieron los años para cuidar de mi hogar.
Mi alma no recuerda la inquietud de los flirteos, ni la llama del enamoramiento. Soy un alma pasiva que tiene en su hogar su mejor pretexto.
Deja tus palabras melosas y el desborde de cortesía, conozco del encanto porque lo viví algún día y hoy no me merezco a alguien que me envuelva en sus redes o que me brinde un amor a medida. No reavives mi llama para iluminar un sendero que se me hace peligroso.

El amor evoluciona sin pierde su encanto y si bien recordar pasiones parece historia antigua. Yo lo he dado todo por mi mundo y de nada, hoy, me arrepiento.


Jag

Publicado en Poesía, Un poco de Fe

Amor de mujer

Llegó con la tormenta justo después que se había apaciguado mi costa. Llegó impetuosa, decidida, dispuesta a hacer temblar todo. Dispuesta a recorrer cada recodo con su brío y continuar la marcha a tierras desconocidas.

Llegó con la noche justo después que me retirara a dormir. Llegó con su silencio, con su calma, con sus inseguridades. Llegó dispuesta a esperar ver de nuevo amanecer y emprender camino, de la mano junto conmigo.

Llegó imperiosa, sumisa, irascible, calmada, bulliciosa, silenciosa… como todo en ella…

amando intensa,

             llorando mares,

                        apuñalando con la mirada,

                                    ahogada en risa…
         …Cielo en infierno en una sola madeja. Que se hilvana o enreda sola.

…Llegó para amarla libre como las nubes que me protegen del sol o me caen a cántaros.

…Como brisa en el rostro o un temporal en el alma…

… llegó o pasaba…

Publicado en Letras muertas, Poesía

Le amas demasiado.

Una llamada no es olvido y muchas no son amor. Por el contrario, una puede ser píldora de alegría y muchas exceso de control. Tal vez le amas demasiado y te acostumbraste a no llamarlo porque siempre está ocupado.

Le amas demasiado y ves en sus desaire el cansancio del día, sin notar la distancia que su silencio crea. Te acostumbraste al “yo también” después de tu “te amo“.

Tal vez le amas demasiado y has dejado de ser tú para convertirte en su ideal. Callas tus temores por miedo a alejarlo y escuchas sus motivos sin notar que son excusas sin razón.
No comprendes que los disgustos no siempre se solucionan en la cama y que muchos pueden ser un velo que oculta algo mayor que desconoces o pretendes evadir susurrando un “perdón” que no te pertenece.

Puede ser que le amas demasiado y no entiendes las razones que te da el mundo, sigues cegada por el amor.

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía

Consciencia

No fue suficiente engañar el alma ni mentirle entorno tuyo. No valió la pena jugar al inocente ni al coma cerebral. Darlo todo por dicho o hecho.

Esta soledad, que me acoge, se ha vuelto mi compañía…

Planicie lúgubre que me acolita…

Huellas perdidas en el horizonte donde mi vista se debilita…

¡Que diera más mi memoria, sólo vivir de tu recuerdo, corazón que no palpita seco como desierto, cuerpo inerme abandonado a causa de tu desprecio!

…Sobraron las palabras, las frases de aliento, es imposible revivir lo muerto. No fue necesaria la nota de despedida que se convierte en recuerdo…

Mi alma ya estaba herida a causa de tu lamento.

¡Me di por muerto antes de todo! Sin probar la redención, fui víctima de nuestra arrogancia y la falta de perdón. Diera mis pedazos para servir de ejemplo pero los quiero egoísta para aferrarme a tu recuerdo.

…Espero la muerte, que se toma su tiempo; no conozco otro medio diferente al castigo; no aprendí con tu presencia menos con tu abandono; no puedo más cuidarme, necesito tu regreso.

Jag

Publicado en Poesía

La química del Alma



Analizo el mundo y su sorprendente naturaleza. El lugar que nos corresponde en tiempo y experiencia, con la incertidumbre a cuestas, maravillado por descubrir, atónito por las respuestas.



Recapitulo tu existencia y el paso por la mía, como decantando el destino por su fluidez al mío. Destilando cada traza de su ínfima esencia para comprender desde dentro su coexistencia, para descubrir el secreto que guarda su fórmula.



Encuentro notas de exquisito néctar, puras en substancia, llenas de la magia que tu alma lleva y veo la sutil ciencia que compone el amor que emanas. Quedan en el aire radicales libres de inestable existencia que reaccionan intensos al menor contacto.



Descubro la química de tu alma que no es más que el amor en esencia, donde cada átomo es una virtud y su reacción una experiencia. Millares de fórmulas, reacciones imprevistas, ciencia ilimitada y cambiante que siempre evoluciona.



Es, pues, tu alma la quintaesencia que hilvana el destino, es el destino la conjunción de nuestras almas y es el incomprensible amor la fuerza que nos une y separa.



Jag