Publicado en Poesía

Ves más allá de mis ojos.

Mi Pequeño Ángel de Dios.

 

 

   Eres el lienzo donde crecen nuestros sueños, el lugar sagrado que Dios me ha destinado. La esperanza eterna de sentirme amado por el fulgor que emana tu pecho vivo.

   Amarte quiero por siempre vida mía, porque mi vida es por tu existencia. No tengo otro motivo que me aparte del universo que son tus dones.

   La ternura que abriga tu alma,  la amabilidad de tu actuar, el cariño y pasión que me dedicas cuando se entrelazan nuestras almas en las noche de eterno ensueño, al abrigo de nuestras almas que se aman sin medida.

  Amo la forma en que acaricia tu cabello, la sutil manera en que pides besos, para envolverme en tu cuerpo y hacer de mí tú deseo. La mirada pérdida de tus ojos buscando la razón de mis anhelos. La prisa que tiene mi alma por estar junto a la tuya, por evitar tu llanto cuando tu alma se apena.

  Mi alma atada a la tuya porque es nuestro destino, para hacer de nuestros sueños la misma aventura. Para tenernos de viejos juntos, como siempre,  y permanecer en tu pecho hasta el día de nuestra ausencia.

 

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía

Placebo

 

 

Ha pasado el tiempo y mis pesares se han amainado, …un poco, como agua que alguna vez fue turbia; aún me pesa la nostalgia, pero aprendí a vivir con ella.

Ha pasado el tiempo y me acostumbre a tu ausencia, …en el alma, a vivir con melancolía, aprendí a verte de nuevo como a una amiga más.

Ahora me llamas, me cuentas de tus penas, de lo difícil que ha sido todo, y escucho tu voz entrecortada… ahora te arrepientes de lo sucedido y sabes que no hay marcha atrás, pero como siempre sabes que soy un buen amigo.

Ahora me hablas para mitigar tu pena… y me dejas de nuevo con un imposible abrazo y te dejo de nuevo con un buen consejo.

Y creí que todo había pasado, que ya no me importabas, creí que eras un recuerdo de esos que finjo olvidar; me has vuelto a recordar que heridas del corazón sanan en falso.

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía, Un poco de Fe

Lado Oscuro


Subsistes indiferente sin causar consuelo como huésped taciturno de quien no se espera nada, recuerdo extinto de remotas pasiones, lápida precaria que atavía mi mundo.

Llanto eterno que riegas el desierto de mis latidos, lado oscuro donde se guarecen los sentidos, cuenca sinuosa de extintos ríos de vida.

Viento siniestro que atosiga mis fervores perturbando mi percepción de los recuerdos, lado oscuro que enmascaras mi esperanza.

Último refugio que me queda donde sano en secreto… me acostumbre a tu frío y lamento.

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía

Vuelves a mí

 

¿Cómo te atreves a regresar a mi vida con tu carita de ángel y tu sonrisa hechicera? ¿Cómo es posible que dejes rodar tus lágrimas llenas de alegría y grites al mundo cuán equivocado estabas?

Y me besas y me abrazas… y me dejo querer…

Y aprietas mi mano para no soltarme y cesa la lluvia y nos ciega el sol…

y todo renace…

y renazco yo…

Repites nuestras frases con misteriosa y copiosa exactitud, como si el tiempo no hubiere pasado, como si no existiera tu partida, ni mi llanto, ni tus hijos, ni el dolor…

y todo es como antes…

y me entrego yo…

Y despierto con tu compañía y el tiempo se hizo brisa y dolor se desvaneció y mi alma te aferra y el sol me ciega y despierto tan distante ocultando tu presencia de la gente, que nos juzga, de mis hijos… que no nos recuerdan… de mi vida qué…

¿Cómo es posible que te crea?, si juegas con mi vida según tu dolor, el mío siempre intacto, si vienes a mí con tu falso invierno y yo tonta te doy mi poco calor. Si te creo es porque no creo en mí… por mis sueños errados y tus falsas promesas.

…Y quedó sola en mi cuarto y llega la lluvia y el tiempo se detiene… y murmura el mundo. Caen mis lágrimas como en un principio…

Llega la noche y vuelvo a mí, tomo mis hijos para abrigarlos… y me juzgo mientras la eterna noche me repite… ¿cómo es posible que vuelvas a mí?

Jag