Publicado en Poesía, Un poco de Fe

Navidad

Los días presienten tu llegada y te halagan con sus mejores galas. Se visten temprano con canto de gorriones al compás de la fresca brisa que desciende de los cerros, irradian los primeros brotes de luz para secar las gotas de rocío, mientras que, el inmenso azul del cielo se dispone para izar el sol.

Los niños presienten tu llegada y te exultan con su desbordante alegría. Se levantan presuroso de la cama y corren descalzos al jardín para compartir cada instante a tu lado, días que no tienen fin. Reunidos en sus juegos, son su mejor alabanza.

El mundo presiente tu llegada y dispone su alma para tu encuentro. Deja a un lado el afán del año y enmarca en su rostro la serenidad que te acompaña, las cargas se alivianan, los pesares son menos.

Yo presiento tu llegada, como los días, como los niños, como el mundo. Presiento tu llegada porque me envuelve la esperanza de verte de nuevo, porque “dar” adquiere un mejor significado y “recibir” no tiene importancia.

Tú, llegas lenta y silenciosa. Disfrutando cada reverencia que recibes. Sabes que tu presencia acorta las distancias, reúne las familias y deshiela al más frío corazón.

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

4 comentarios sobre “Navidad

  1. Se ha puesto de moda denostar la Navidad. Expresar hastío, desesperanza, incluso aversión. Soy poco dado a convencionalismos y nada religioso, pero la madurez me ha dado la capacidad de elegir y encontrar en este tiempo lo que expresas con claridad. Elijo y soy elegido, doy y me dan. Y eso hace que pueda disfrutar de ellas de la forma que decido y con la compañía, el lugar y el tiempo que me hacen feliz. Aunque no esté de moda

    Le gusta a 2 personas

    1. La navidad, como muchas otras tradiciones, llega a cada persona de acuerdo a su ánimo, actitud, predisposición e incluso su educación.
      Es muy difícil entender si las expresiones injuriosas o aprobatorias son en realidad un sentimiento arraigado en cada persona.

      Lo cierto es que, nos llene o no de alegrías, nunca dejará de ser un pretexto para estar en familia.

      Felices fiestas, gracias por leer y comentar.
      Albricias.

      Le gusta a 1 persona

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s