Publicado en Letras muertas, Poesía

La cita

…No recordaba cómo es un corazón latiendo, ni cómo son mis manos húmedas e inquietas…

Ya había olvidado qué es: caminar sin rumbo fijo y ver la luna delineando tu figura. Ver el viento juguetear con tu cabello mientras las estrellas giran en el firmamento y se ocultan, lentas, en el horizonte.

Ya había olvidado qué son: pasos en vacío, construyendo el camino con las sonrisas que se escapan de tus labios. O el silencio, cuando aprietas mi brazo para fingir que has perdido el paso y te acercas a mi hombro sin abandonar mis ojos.

No recordaba la complicidad de la noche propicia a nuestro encuentro y querer que nunca acabe, que el momento se fije en su silencio. No recordaba qué es, explorar pasajes secretos que inspiran el beso que se disfraza tras nuestra mirada.

Ya había olvidado las sonrisas tontas a causa de la timidez que nos rodea y, como niños, dar vueltas tomados de las manos para detenernos en el tiempo. O disminuir el paso frente al pórtico de tu casa, mientras tomo mi abrigo que te protegía y me acerca a tus labios para sellar el encuentro con el tibio beso que nos invita a vernos de nuevo.

…Ya había olvidado qué es perder la cordura por tener junto a mí tú compañía…

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s