Publicado en Letras muertas, Poesía

Duelo

Aún sigo siendo visitante discreto de tus calles,
resguardado en las esquinas al abrigo de la noche susurrando tu nombre.

Ya el sol abandonó su cenit y mi sombra se hizo extensa hasta confundirse con la noche, y no volvieron con esta las estrellas y la luna; y se hizo con lo más profundo de la oscuridad.

Mis ojos fijos en la distancia, con esfuerzo buscan tu silueta, el último resplandor que habita en mi pupila y titila en el ápice humedecido por la última lágrima que se negó a rodar.

Aún mis manos entrelazadas se aferran al vacío que dejo tu partida. El último halo de vida acompaña mi alma en esta solitaria senda.

Antes compañero incansable de nuestra lucha y hoy protector de tu camino. Luz vigía que existe porque existes y espera tu regreso.

Jag.

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

7 comentarios sobre “Duelo

  1. «Mis ojos fijos en la distancia, con esfuerzo buscan tu silueta, el último resplandor que habita en mi pupila…» es mi parte favorita. Es lo que muchos hacemos… es lo que ahorita estoy haciendo por no resignarme.

    Lo has descrito con precisión casi matemática.

    Gracias por postearlo, necesitaba leer algo así en este momento.

    Le gusta a 1 persona

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s