Publicado en Un poco de Fe

Sine qua non


“indispensable”

Los desaires de la vida te afectan; mantenerlos presentes socavan tu estima, te hacen depresivo e inconforme. Y dejarlos a un lado, a su libre albedrío, es dejar abierta la herida… como un recordatorio eterno.

…Sí estás en conflicto con el mundo, sí tu carácter es rígido o tienes una visión inquebrantable de la vida.

…Sí estás sobrecogido, sí tienes duro el corazón…

¡Haz lo que el río!, —con el torrentoso caudal que deja la tormenta—, hace:

“Lo deja seguir su camino, abarca lo más posible así desborde su cauce, pule sus piedras de toda aspereza para que en el buen tiempo fluya el río, con mayor serenidad y en el camino correcto”.

…Debes permitirte observarlos —los desaires— en la distancia, apacible, para aprender de ellos.

Jag

Anuncios
Publicado en Letras muertas, Poesía

Duelo

Aún sigo siendo visitante discreto de tus calles,
resguardado en las esquinas al abrigo de la noche susurrando tu nombre.

Ya el sol abandonó su cenit y mi sombra se hizo extensa hasta confundirse con la noche, y no volvieron con esta las estrellas y la luna; y se hizo con lo más profundo de la oscuridad.

Mis ojos fijos en la distancia, con esfuerzo buscan tu silueta, el último resplandor que habita en mi pupila y titila en el ápice humedecido por la última lágrima que se negó a rodar.

Aún mis manos entrelazadas se aferran al vacío que dejo tu partida. El último halo de vida acompaña mi alma en esta solitaria senda.

Antes compañero incansable de nuestra lucha y hoy protector de tu camino. Luz vigía que existe porque existes y espera tu regreso.

Jag.

Publicado en Poesía

El placer de tu compañía

Ya sé de: — ¿Porqué tan lejos?—, — ¿Me extrañas?—, — ¿Cuando nos vemos?—.

Sé de: – ¡TE AMO!—, — ¡TE EXTRAÑO!—, — ¡TE PIENSO!—… — ¡ME HACES FALTA!—…

Sé de muchas cosas que sólo contigo son maravillosas y que aún cuando estamos ausentes nos permiten redescubrir el amor que nos une.

Sé de noches de frío sin ti,  y noches de calores por tu recuerdo ¡!.

Sé de añorar, extrañar, desear, sufrir… se de ti en mí.

Sé que no había nada antes de ti y que aún nos guardamos para estar juntos.

…Sé del placer de tu compañía.

Sé que te amo cada día más y más; también sé que aunque no estamos siempre presentes:…

¡cuando gozamos de nuestra compañía tenemos fuerza para soportarnos ausentes!

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía

Pasado

No hables de lo nuestro, que el amor no ha muerto.

Mi alma no olvida los días a tu lado, ni el cariño que derrochamos cuando amarnos era lo único en nuestra vida. Los días grabados en cada palmo de nuestra piel, con tus besos húmedos de amar y tu mirada enamorada que no abandonaba el horizonte de nuestros sueños. Los secretos que confesó el alma y nos hizo transparentes, uno al otro, para amarnos ciegamente.

No me hables de lo nuestro que ahora tienes otro dueño y tus promesas se convirtieron en frases de cajón que no tienen destino. Guarda la nostalgia que se supone tiene tu alma y olvida mis recuerdos que te debes a otro sueño.

Aunque mi amor por ti no ha muerto, prefiero quedarme aquí con tus recuerdos. Tratando de llenar tu vacío con otros cuerpos y no ser de nuevo un títere de tus deseos.

No puedes seguir añorando el pasado conmigo; lo único que obtienes es que mi alma sienta que malgasté mi tiempo.

Jag.

Publicado en Letras muertas, Poesía

PESADUMBRE

No me hables de dolor,
no sabes cuánto sufre mi alma.

No sabes lo eterno de las noches
y lo crudo del invierno.

¡No! Cuando te hayas solo en medio del tumulto.

¡No! Cuando quien contesta es mi eco retardado, siguiéndome la corriente.

No me hables de buenos tiempos,
ni de esperanza…
del poder de las palabras.

No cuando mi cuerpo está vacío.

No pretendas comprender esto que me está matando.

No busque consuelo en este dolor ajeno.

Jag