Publicado en Letras muertas, Poesía

Impura

Quién esperaría tal ignominia de un alma que en principio creyera pura. Dónde quedó la bondad que desbordaban tus ojos o el reposo que se encontraba en tu voz.

No encuentro arquitecto de este u otro mundo capaz de crear tan maquiavélico artilugio; ni Dios, ni demonio, ni engendro alguno sería capaz de tal ardid.

Cómo pudo tu entraña odiar su fruto, cómo tu instinto abandonar tu sangre. Cómo puede pagar con desprecio y veneno los cuidados que te fueron dados.

¿Acaso tu alma murió cuando tu cuerpo se dejó llevar por la lujuria?

Jag

Publicado en Letras muertas, Poesía

Despedida

Se ha quebrado tu sonrisa, brotan lágrimas de tus ojos, aquellas dulces palabras hoy tan sólo son toscos estruendos al oído. Ya no queda nada de aquél recuerdo, aquellas ilusiones, sueños, fantasías, …anhelos. Quimeras de las que algún día fuimos dueños.

Aquél juramento puro y sincero que un día realizamos juntos, tu y yo ante El Señor, hoy tan sólo es un vago recuerdo, una añoranza.

¿Por qué me hieres tan inhumanamente?

¿Por qué me haces sufrir?

…Sólo nos preguntamos ¿por qué?, ¿por qué estamos así?

Es que el mágico encanto de nuestro romance ha muerto. ¿Tal vez aquél día que sin querer nos perdimos el respeto?

O, tal vez cuando creímos que: callando, expresábamos todo aquello que quisimos decir… ¿callando un te quiero?

Jag

Publicado en Letras muertas, Un poco de Fe

Ídem

Caminas aturdido y silencioso buscando entre velos esperanza, ves pasar las antiguas almas susurrándote compañía.

De entre tus heridas desgarras odios y pesares, buscando libertad en cada trozo de ti que cae al suelo.

Perdido entre tus recuerdos, esperas una luz que te salve, pero sí no abres tus ojos ahogaras en llanto el corazón.

…Estrecho es el camino, espinoso y maloliente, es camino, es tuyo, y aunque vas solo, guardas esperanza.

Date libertad, vive, corre por ti, huye del quebranto. Déjate libre, sana tus heridas. Dios te escucha.

…Sordo ante la enseñanza, no te das consuelo; sí callaras tu mente y levantaras el rostro: verías a tu Dios guiándote.

Jag
Publicado en Letras muertas, Poesía

Fábula.

Invéntate una fábula donde me cuentes con frases diáfanas nuestra historia, de tal manera que yo la entienda y al final me deje una moraleja.

Cuéntame la historia sin pensar en engañarme, sólo necesito oírla para poder dormir.

Invéntala con frases de cariño y cortesía.

No importa que mientas, antes ya lo has hecho.

Nárrala suavemente, cuestión que te tomes toda mi vida para concluirla, susúrrala a mi oído y cuando este dormido abrígame; dame un beso y apártate.

Engáñame con un cuento de amor y aventura, de amantes que con ternura y confianza navegaron por la vida; engáñame con palabras precisas para no sembrar dudas, pero quédate y engáñame.

Jag