Publicado en Premios

Premio Dardos 2015

Las reglas para que el PREMIO DARDOS siga su curso:

  1. Crear una entrada e incluir una imagen del  Premio  Dardos.
  2. Mencionar el blog que otorgó la postulación (el mío).
  3. Postular 15 blogs y decirles a cada uno sobre la postulación.
  4. Echar un vistazo a mis postulados que tienen excelentes cosas por decir.

¡Un saludo!



Muy agradecido por la postulación que me ha hecho Jose Minguell (https://jositoscorner.wordpress.com) a este premio.

Es muy grato tener lectores fuera del circulo familiar. Gracias por leer, compartir y hacer que nuestras letras tomen vuelo.

Ahora bien, debo postular otros blogs, que por cierto son muy agradables de leer.

Mis Quince Postulados son: 

Espero que disfruten de ellos tal cual los disfruto yo.


Jag


Anuncios
Publicado en Poesía, Un poco de Fe

Opresión

Él era un hombre con ideales, sentía el sudor del trabajo y la alegría de la victoria, pero estaba triste y solo.

Él tenía una careta, rebosante de alegría, un antifaz que oculta la verdad; tras él, sólo melancolía.

Todos le envidiaban el toque alegre, jovial y fugaz de cada momento en su compañía, pero, nadie sabía que en la oscuridad de la noche, la cara oculta del antifaz surgía para gritar libertad.

Una libertad muy diferente a la del presidio, era una libertad por sentirse oprimido.

El sentirse como atado y el callar ante ella, le hacia ver que esa valentía era tan sólo un antifaz. En la soledad, gritaba una y mil veces lo que le diría, pero un inmutable silencio le impedía expresar lo que su mente quería.

Él estaba atado a muchos errores, errores que sólo el conocía y sólo por si mismo de ellos se liberaría, pero su mente no coordinaba lo pedido.

Aún, el vacío y dolor más extremo es saber que el botón de empuje sólo necesita de un mínimo esfuerzo y aún peor saber… que ese hombre soy yo.

Jag
Publicado en Letras muertas, Poesía

Marea

Furia sin reprehensión, marea indomable que irrumpe mis costas. Roca horadada que cede a tu inclemencia, que se desvanece entre la arena y se pierde lentamente a través del tiempo.

Agua mansa que se desliza por los valles derramando vida, que silenciosa toma fuerza y se ensancha hasta hacerse mar. Agua pacífica marcando su camino, agua briosa robando terreno, redefiniéndose con cada luna.

Silenciosa sabes los secretos que diluyes en tu esencia, silenciosa cubres todo para reclamarlo en su momento. Tierra licuefacta que desciende y se asienta devastada por tu paso. Terrenos inestables que quisieran tu ausencia para procrear de nuevo.

Cada valle añora tu presencia cuando en brisa lo acaricias, cada ribera espera tu roce, cada costa tu oleaje. Apacible.

Cada vida silenciosa a la espera de tus temporales.

Jag.

Publicado en Hijas, Poesía, Un poco de Fe

Duele tenerte

El ocaso se acerca pronto, voraz sobre el horizonte. Los días de encumbrado sol ahora son un recuerdo apacible, incluso el mundo silenció su voz para dar paso a la espera.

Mis pasos son cautos, a la expectativa de los tuyos; he tomado mi destino a voluntad para hacerlo símil al tuyo, como reflejo sobre el agua que cambia con tu aura, así como se adapta el mundo al clima.

Disipé la luz que lleva mi alma para que sea tu luz mi guía. Entregué mi bandera a tu causa, para serle fiel a tu consigna; el brío, mi gallardía y mi último aliento van de frente a tu victoria, que son a la postre, mi propia derrota.

Y es que eres el eje de la trama, la tierra en conflicto que juré proteger, mi pertenencia más ajena.

El ocaso se acerca, devorando el mundo. Sigue inclemente doblegándolo todo y se que su paso hará, en mi… estragos.

Pero mi última batalla la daré hasta el alba… Con todas mis fuerza… Hasta mi último aliento… Hasta desligar tu alma de la mía.

…El sol se izará de nuevo, ésta vez sobre tu pecho para dar comienzo a tu propia batalla.

Jag.

Publicado en Poesía

Iluminada

Se encumbra la luna sobre la ciudad y el silencio se apodera de cada esquina. Llegando a casa, tras mi ventana, tenue tu sombra roza discreta el velo blanco que ciñe tu figura.

Aligero más mi paso.

Oscuro camino es el que me conduce a la habitación. Una marca brillante bajo la puerta, haz de luz que me guía sin equívoco a tu encuentro; a oscuras, cegado por el brillo de tu presencia.

Abandono mi carga.

Sin parpadear aseguro la puerta tras de mí, mientras que acaricias mi rostro con tus manos tibias y sellas mis labios con un húmedo beso. Casi al instante me acercas al lecho, cómplice nocturno de nuestros sueños. Apoyas tu cabeza sobre mi brazo y lentamente disipas tu luz.

Me entrego a Morfeo.

Avanza la noche. Ésta en especial, de sueño liviano, rozando tus pechos bajo la seda de tu pijama. Acercas mis manos a tu cintura y marcas la ruta para desaparecer la ropa. Se detiene el tiempo mientras se entíbia el entorno, mientras se unen nuestras almas.

Desvarío en deseo.

Tu cuerpo y el mío retozan eternos, la noche, los besos, caricias secretas, idioma de gestos que sabemos de memoria. Y nos damos un paseo por el inmenso cielo, de donde ahora son tus dominios. Como muchas noches nos sorprende el alba y cubres tu cuerpo con niebla blanca.

Despierto a la realidad.

Antes de romperse el alba te sientas a mi costado y das a mis ojos de nuevo esperanza. Y con el primer rayo de sol te apartas de mi lado, lenta te acercas al último rincón oscuro donde desvaneces tu figura. Mientras el sol avanza por las paredes de nuestra habitación tu aroma de rosas inunda los rincones.

Jag.