Publicado en Premios, Sin categoría

WordPress 2014.

Un año para compartir y agradecer a todos en la comunidad WP.

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon este informe con los datos más relevantes del 2014 para este blog… “cuando hay algo por decir“.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 830 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 14 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios
Publicado en Poesía

E-Friends.

Recuerdo mis amigos imaginarios con todas sus aventuras. Un universo de sueños que me alejaban del mundo real. Siempre estaban frescos en la memoria con sus ocurrencias y anécdotas que hacían del mundo un lugar confortable y lleno de posibilidades.

Crecí albergando la idea de no abandonar ese mundo de ilusión que me dejaba ser transparente y sincero sin pensar en el qué dirán. Pero poco a poco fueron partiendo y me dejaron inmerso en la realidad.

Ahora, el tiempo ha pasado y creí sucumbir a la realidad. Creí que el mundo mágico había sido sólo el producto de mi inocencia y el impacto con el mundo real. Creí que las posibilidades se habían limitado a los preceptos de la sociedad.

El mundo actual nos permite, a todos aquellos locos, darnos un escape fuera de los lineamientos que diferencian el bien del mal, lo real de lo fantástico, lo efímero de lo eterno. Un escape liberador del cubículo de la oficina y el hastío de una sociedad inconforme, para ser, hacer, decir y compartir con los nuevos amigos imaginarios que han evolucionado, gracias a la red, en ciber-amigos.

Y con ellos nuestros sueños y esperanzas tienen de nuevo un lugar donde surgir. Oídos para ser escuchados, ojos para compartir; seres distantes que sólo buscan un lugar donde anidar y echar raíces. Un mundo que nos permite ver la realidad de otros y equiparar la nuestra. Sin tapujos, sin enmiendas.

Jag.

Publicado en Poesía

Mujer…

Guardo en mi corazón un lugar protegido de los males del mundo, un lugar perfecto para cuidar de ti.

Pienso en ti y llega la incertidumbre a mi vida, mujer fruto de dos cielos que me hace amarte y odiarte, “contigo porque me matas y sin ti por que me muero“. Y es que es mi desdicha amarte sin medida, a ti por ser mi madre, mi hermana o mi hija y a ti por el vacío de tu ausencia o por no corresponder a mi amor.

Odiar parece mi escudo perfecto, a la hora de salvar mi corazón. Es mejor darlo por muerto y difundir la noticia que dejarlo a la vista de tus encantos para que mañana salga lastimado.

Corazón roto por darse desprevenido, por abrirse al mundo sin salvaguardarse un poco. He amado sin medida y he dejado de amar, he odiado otro tanto, me he odiado por tanto amar.

Me es difícil amar y odiar al mismo tiempo, por eso prefiero hacerme a un lado, hacer de tu compañía el goce de un fugas momento y de tu ausencia segundos de inconsciencia; todo para no sentir esta necesidad de ti, todo para no aceptar lo grato de tu existencia.

Mujer, abuela, madre, hija, hermana, amiga, amante, compañera, esposa, mujer vida, árbol y semilla. Sin ti la vida está incompleta, sin ti la vida no tiene sentido.

 

Jag.

Publicado en Poesía

Plegaria de Agradecimiento.

Me acoges entre tus brazos y me dejas descansar, iluminas mi sendero y me libras del mal. Tú, que compensas mis defectos con humildad y me enseñas cada día a, en ti, confiar.

Que has estado presente en mi arrogancia o cuando ignorante creí poderlo sólo. Que me das perdón a pesar de mi inconsciencia y por no abandonarme dedicas todo tu tiempo a mi. Tú que calmas el hambre y mi sed con una bendición.

Has de mi paso columna, de mi voz semilla, de mis actos ejemplo, de mi fe esperanza. Que no desfallezca cuando otros caen a mi lado y que no por estar de pié olvide, ante ti, estar arrodillado.

Tu no distingues entre todos mis hermanos, pero a cada uno nos haces: único e importante. Tu nos das sin restricción y te agradecemos con un Amén.

Jag.

Publicado en Poesía

Diamante…

Tu vientre tiene grabado la dedicación que diste a nuestros hijos, son signos confusos que cuentan tu hazaña por soportar con agrado tan tierna carga, por brindarles protección.

Tu pecho sació su llanto, gota a gota entregaste amor y sustento, para verlos crecer fuertes en cuerpo y alma. Nunca les faltó el alimento que de tu pecho emanaba y ahora exhibe la proeza que es levantar la vida.

Tu rostro está cansado, pero siempre benévolo. Tus arrugas son las risas continuas por verlos crecer en su inocencia y tus canas el recuerdo de los valores que enseñaste afirmando tu mano. Cada arruga tiene un recuerdo con fecha y dueño, tu memoria prodigiosa los revive sin faltar al mínimo detalle.

Tus ojos están algo secos por llorar demasiado. Nunca perdieron su brillo esperanzado, siempre cuidaron del sendero que les pertenencia y guardaste unas lágrimas para acompañar sus penas. Siempre previsiva.

A tus pies les pesan los años por cargar contigo y sus cuidados. Ahora tu marcha tiene la calma de los primeros pasos pero sin perder la firmeza que siempre te ha caracterizado.

Tu cuerpo tiene la imagen más pasiva que yo haya contemplado. Siempre fiel, siempre a mi lado, cuidando la cosecha que nos dio la vida. Tu alma es la misma que conocí aquel día cuando supimos que morir juntos estaba predestinado.

Tu cuerpo es perfecto porque soportó esta vida y tantos tropiezos, porque levantó nuestros hijos con el mejor ejemplo y lidió por tantos años con este viejo.

Toma mi mano para sentirnos jóvenes de nuevo que nuestros hijos ya echaron a andar y ahora nos tenemos para siempre nuestros.

Jag.