Publicado en Poesía

Luna

Yo tonto enamorado te regalé la luna y las estrellas era lo único maravilloso que mi vida habitaba, miraste al cielo mientras sonreías, tomando mi mano confirmaste mi inocencia sin descubrir que eras mi mundo.

No tardamos en comprender que nuestro tiempo era poco y el destino juntos no existía. Nos saciamos de besos y derrochamos amor, tu con la conciencia del amor que tenías y yo con la inocencia de mi primer amor.

Y jugamos a amarnos entre sueños y locura, tú sin arriesgarte y yo descubriendo el amor. Y me amabas a medida y te amaba sin control. Como una rosa que sólo busca ser el centro de atención y yo como aprendiz de la magia de tus ojos, escalando tu alma para llegar a tu corazón.

Se cumplió el tiempo justo para que yo aprendiera, el tiempo justo para que no perdieras. Emprendiste la marcha a una nueva aventura y me quedé con mis sueños convertidos en tortura.

Mi alma se hizo fuerte con el transcurrir del mundo, tu alma se fue perdiendo en tu juego sin compasión. Hoy miras a la luna sólo para pensar en mí y yo la miro a ella, sonriendo, seguro que es lo único grande que hay en mí.

Jag.

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

9 comentarios sobre “Luna

      1. ¡No hay nada que agradecer! Siempre te leo, ya sea por aquí, por el lector de WP de mi ordenador, o del móvil o incluso por Twitter. 😉
        Un abrazo,
        Gema

        Me gusta

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s