Publicado en Letras muertas, Poesía

Mi querida Santafé de Bogotá.

Se tolda tu cielo de nubes grises, como gris es el alma cuando la pena acecha.

Las gotas de lluvia iniciaron el día, mucho antes que el trinar de las aves. La brisa danza junto con ellas, de arriba abajo, de abajo arriba, hasta colarlas ligeras por entre el vano de mi ventana, inundando mi habitación del trémulo silencio que distingue el alba de mi despertar.

El día es un amanecer eterno que nunca amanece, una tarde gris que no anochece. El día es olor a tierra mojada, manos frías y humedad en el rostro, el día es sempiterna lágrima que no abandona el ápice que la vio nacer.

La niebla nos aparta del mundo haciendo de caminar una marcha presurosa a ningún lugar; cada paso frunce nuestros hombros y agacha la cabeza. Se hace bruma nuestra mente aislándonos de nosotros mismos. …Así son los días que pasan iguales en mi querida Santafé de Bogotá, la ciudad gris que tiene mil rostros desconocidos. Rostros ocultos tras la niebla, tras la bufanda. Seres distantes egoístas con su calor.

Mi querida Santafé de Bogotá de calles y callejones por donde se cuela la vida al calor de un pucho, de almas erráticas que no se amilanan con el clima porque es el mismo de cada una.

…Mi querida Santafé de Bogotá de vientos y quebradas que seducen las faldas de sus cerros y se esparcen recias por toda la sabana llevando vida y asentando el paso.

…Mi querida Bogotá que distraída… amanece azul en todo su cielo como alimentándonos de locura, que corona el sol hasta cegarnos, que nos embelesa por un segundo… un segundo que nos recuerda porque la amamos.

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

3 comentarios sobre “Mi querida Santafé de Bogotá.

    1. …siempre asertivo en tus comentarios.
      Y nada menos lógico con nuestra patria chica que al igual que la mujer nos brindan todo lo necesario para ser amadas e incluso odiarlas… cuando vemos como se deja manosear por el pervertido de turno.

      Me gusta

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s