Publicado en Poesía, Un poco de Fe

Bendito Amor.

Vivo distraído de la magia que hay en ti, buscando respuestas a preguntas que no sé formular. Sin conciencia de tu presencia, sin agradecer por ella. Confiado de saberte siempre aquí, en todo y mi todo.

¡Cuanto te amo! Amor desmedido. Correspondo con creces y por siempre escaso al amor que me brindas. Me agobias el alma con tu bendito amor y me siento infame por no confesarlo, guardando para mí toda tu Gracia y perdiendo el rumbo que me mantiene a tu lado.

Me acerco a tu casa en señal de mi amor y por unos instantes olvido mi mundo y su dolor. Me pierdo en tus palabras y su resplandor, se detiene el mundo, me detengo yo. Hasta que se acerca el fin de la visita no existe nada más que tú y yo.

Y poco a poco despierto a la vida, con el corazón descansado y el alma libre. Cómo quisiera que mi fuerza no cediera y tu medicina durará todo el día, pero me vence el mundo y caigo en llanto.

¿Por qué olvido tan pronto?

Bendito amor que tú me brindas hasta saciar mi alma, que me guía por la ruta correcta y paso a paso me acerca a ti.

¡Con lo fácil que es dejar mi vida a tu cuidado!

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s