Publicado en Letras muertas

Tuyo

Enamorarme de ti lo puedo fácil, no hace falta más que tu presencia y en ausencia de ella basta tu recuerdo.

Quiere mi alma a la tuya ser dócil, quiere mi corazón de ti ser aposento, abrazo que te protege, voz que te calma. Quiere mi cuerpo ser tu refugio donde no te falta nada.

Fácil encuentro el que propicia mi alma devota a la tuya, que para enamorarse de ti no tiene duda ni encuentra pretexto. No existe nada más allá del universo que en tu ser descubro.

Tú imagen ronda por mi mente llenándome de vida. Inundas mis sentidos con tu recuerdo, creas en mí la alegría. De ti viviría por siempre enamorado, aunque sé que es un fugaz sentimiento.

Frágil es mi corazón a tu desencanto o a tus misterios, que desdeñan mis deseos, pero puede mi enamoramiento cegarme a la duda y dejar a un lado lo incierto.

Enamorarme de ti puede ser también causa de mi fatal encuentro con la vida. Lejos de tu alma, mi lugar de ensueño, no existe nada que sustente mis sentimientos.

Enamorarse de ti no requiere esfuerzo porque tu encanto es en virtud de tu alma.

Jag

Publicado en Poesía, Un poco de Fe

Bendito Amor.

Vivo distraído de la magia que hay en ti, buscando respuestas a preguntas que no sé formular. Sin conciencia de tu presencia, sin agradecer por ella. Confiado de saberte siempre aquí, en todo y mi todo.

¡Cuanto te amo! Amor desmedido. Correspondo con creces y por siempre escaso al amor que me brindas. Me agobias el alma con tu bendito amor y me siento infame por no confesarlo, guardando para mí toda tu Gracia y perdiendo el rumbo que me mantiene a tu lado.

Me acerco a tu casa en señal de mi amor y por unos instantes olvido mi mundo y su dolor. Me pierdo en tus palabras y su resplandor, se detiene el mundo, me detengo yo. Hasta que se acerca el fin de la visita no existe nada más que tú y yo.

Y poco a poco despierto a la vida, con el corazón descansado y el alma libre. Cómo quisiera que mi fuerza no cediera y tu medicina durará todo el día, pero me vence el mundo y caigo en llanto.

¿Por qué olvido tan pronto?

Bendito amor que tú me brindas hasta saciar mi alma, que me guía por la ruta correcta y paso a paso me acerca a ti.

¡Con lo fácil que es dejar mi vida a tu cuidado!

Jag