Publicado en Letras muertas, Poesía

Poesía

Ya quisiera yo, escribir los versos, que contuvieran las pasiones, que habitan en todos los corazones… ya que mi esfero plasmara líneas de alegría o sufrimiento… o mis palabras llevaran la magia que acompañaba a las de vieja usanza.

Pero, ¡NO! ¡Nací condenado!
Pero, ¡NO! Nací juzgado y cumplo mi sentencia…

Y es apenas lógico, que sacrilegio mayor es cambiar el negro de humo o la sangre de múrice por esta tinta desabrida que raya insignificante este trozo de papel.

Y este papel: que desdice del cuidado de antaño para curar cada pergamino y preservar las notas del alma; y al final, con la misma garrafal diferencia, el trozo inerte de plástico que pretende fluir pasmadamente, vil remedo de la pluma elegante que grababa sutilmente las ondas del viento y convertía en armonía los ecos del corazón y el alma.

Y, ¡SI! Estoy condenado…

Condenado a un mundo de apuros, donde la doctrina de preciso y docto fustigan el placentero crear de armonía y ritmo que encierran las palabras que son dichas desde el alma; esas que nacen en las fibras intrincadas del corazón, esas que este afán de vivir sosiegan y apresan.

…Ya quisiera haber vivido en épocas febriles y tener en mi mano el don de hablar por los corazones.

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s