Publicado en Letras muertas, Poesía

Hermético.

No dejas que te ame, me rehúyes sin disimular. ¿Qué habita en tu mente que te hace tan hermético?

Dices mil palabras, perífrasis perfecta, reflejos vagos del ansia de tu alma. Voces con sentido que entre más me iluminan, más confunden mi razón. Giros abruptos de falsa indecisión; creo ciegamente en tus ojos, en tu voz… si tan sólo entendiera tu corazón.

Amarte, sencilla propuesta para un alma tan grande como la que te habita. Amarte, maquiavélica consigna en un corazón tan duro como el que proteges.

¿Son en vano mis esfuerzos cuando bajas la guardia y te haces asequible? o ¿soy víctima del azar en ese tu juego donde eres el tahúr?

No dejas que te ame, grabaste en tu ceño la palabra “prohibido”, dejaste perdida la llave de tus sentimientos para no arriesgarlos de nuevo. Decidiste cerrar los ojos al amor que te ronda, que te brindo.

No dejas que te ame por la excusa tonta de haber amado demasiado, porque agotaste las caricias y los besos, porque ya recitaste las últimas letras del poema que escribías con tu sangre.

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s