Publicado en Poesía

Hipnótica.

Pases de manos, calculados movimientos, atmósfera etérea de música hipnótica. Besos hechizos que me embriagan, yagé que libera el alma del cuerpo.

Si tus ojos fueran dagas prestaría mi corazón como diana.

Velos flotando en nubes diáfana donde titilan los contornos de tu piel, un mundo que gira y me arrastra al vórtice donde no hay retorno.

Si tus labios fueran veneno entregaría mi corazón para recolectarlo.

Noche de deseos sin mediar palabras, respuestas inconscientes, miradas disientes, caminos extraviados que nos pierden y encuentran una y otra y otra vez.

Si tu corazón fuera cárcel hacinaría mi cuerpo entre tus paredes.

Juego de engaños y tentaciones, apuesta sin control donde quieres perderlo todo, dando la lucha, buscando vencer; cediendo espacios cada vez más íntimos, celada perfecta sin escapatoria.

Si tu cuerpo fuera perdición entregaría mi alma a tus designios.