Publicado en Poesía

Diosa de Amor

Ella es de mirada clara y serena, sus labios del néctar más exquisito, su sonrisa picaresca e insinuadora, ella, es simplemente bella.

Sus ojos no son verdes y no por ello despreciables; el café de sus ojos es profundo, sencillo e inigualable.

La perfección de su boca la hace incitadora y la belleza de sus labios, al sonreír, sólo es comparable con el bello oleaje del mar.

Tersa, pura y clara es su piel, que como pétalos en flor son el preludio de belleza interior. Toda ella es simplemente bella.

Sus caderas ondean cual palmera de cálida costa, que al ritmo del viento baila una dulce y suave tonada.

El verla desnuda, más que una excitación, es la contemplación de una Diosa de Amor. Saber que puedo fundirme en su tersa piel y hacerla toda mía, es el límite de toda imaginación.

Mis ojos se deslumbran ante su belleza, es indescriptible y las palabras no son suficientes para elogiarla. Mientras mis ojos vivan, mi voz sea eco en sus oídos, yo no dejaré de adorarte dulce Diosa de Amor.

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s