Publicado en Poesía

Inmaculada

Vestida de blanco camino al altar, así te sueño; con el delicado velo que cubre tu rostro celando tu belleza, con tus manos llenas de nuestras promesas, con el paso firme prodigando certeza.

Los años febriles llenos de inocencia fueron del mundo, para conocernos, para construir los sueños. Los años maduros son nuestros, con nuestra experiencia, cultivando afecto, haciendo hogar.

El tiempo ha dejado huella en nuestro rostro, en los ojos por las penas, en el alma por desaires y promesas rotas, en mis manos por la jornada, en tu vientre por nuestros hijos.

El tiempo nos ha enseñado, fortaleza por levantarnos, esperanza por tenerte de mi lado, ilusión por nuestra descendencia, constancia por nuestros sueños.

Vestida de blanco eterna pureza, luna llena que iluminas, copo de algodón donde descansan mis penas, faro que nos guía por la senda correcta.

El mundo no existe sin tu presencia, la vida pierde sentido, mi alma queda incompleta. Las notas de la marcha nupcial te traen a mi lado con la paciencia del tiempo y traen contigo todo lo que había soñado.

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

2 comentarios sobre “Inmaculada

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s