Publicado en Un poco de Fe

REDENCIÓN

Déjame tomarte de la mano, entregarme hincado, con mis dolencias a tus pies para sentirme sanado.

Déjame sentir tu aliento, junto a ti cabizbajo, con mi alma afligida para sentirme cobijado.

Déjame sanar el corazón, tan lastimado, para engrandecer tus dones con mi voz.

Déjame liberar mi mente, de nuevo inocente, para recibir sin dudar cualquiera de tus designios.

Déjame cerrar mis ojos, en tu presencia guiado, para así reconocer tus milagros.

Déjame callar mi boca, lengua de fuego, para consagrar tu nombre.

Déjame entregarte mi destino, complaciente, para que lo moldees como arcilla en tus manos.

Déjame seguir tus pasos, humillado a ti, con mi vida al descubierto para ser juzgado.

Déjame perdonarme y olvidarlo todo, manantial de agua turbia que renuevas, baña mis heridas con tus lágrimas.

Déjame ser guiado, postrado a ti, como tu instrumento, que magnífica tu Gracia y sana y salva…

Déjame volver a tu rebaño de donde nunca debí apartarme.

Jag

Anuncios

Autor:

Soy un pasajero más de este mundo de información, adicto a las palabras y a la búsqueda incesante de información. Un hobby que me convierte poco a poco en un bit más...

Tus aportes enriquecen este sitio.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s