Publicado en Poesía

Ámame

Ámame, con la furia que te entregas, moja mi cuerpo con el sudor de tu piel que no se reprime, aferrate a mi alma como tus manos, asidas a mi espalda, deja de respirar por un eterno segundo y cuando sientas morir abre lentamente tus ojos y encuentrame frente a ti, amándote, dando entre sabanas más amor del que nunca juntos hemos recibido.

Anuncios