Publicado en Poesía

Consideraciones

Es fácil lastimar a quienes están a tu lado y alhajar a aquellos que no lo merecen, la sociedad nos hace cumplir normas que son generales y no individuales y si bien estas nos dan pertinencia al grupo, también nos excluyen, sobre todo cuando es común que cada uno valore en diferente cuantía las normas éticas que antaño eran iguales para todos.

La vida no es fantasía pero si un sueño que puedes construir, sólo con responsabilidad y firmeza obtienes lo mejor de ella. No vivas de quimeras pero alienta tu esperanza.

El camino es difícil y se construye paso a paso, entre más joven empiezas más pronto alcanzarás tus metas. Apersónate de tus actos no te dejes llevar por el viento, hazlo por ti, cada día que desaprovechas es un día que te debes y puede no alcanzarte la vida para reponerlo.

Cada día debe ser un reto y culminarlo es un peldaño para tu fin, sin menospreciar a nadie, sin alabar a otros, sólo con la transparencia de tus actos logras que los demás vean en ti, el esfuerzo.

No esperes loas por ello y de recibirlas aférralas a tu corazón, son como estrellas que alumbran en tu cielo cuando yaces sola; cuando recibas un reproche úsalo para afianzarte, es el recordatorio que alguien por ti se preocupa. Recuerda que se nota más lo que mal hacemos, que lo mucho que de bueno tenemos.

La vida nos cobra todo de cualquier manera, puede ser ahora o después pero es en vida.

No creas en todo lo que sientes sin que lo examines con razón y corazón, la ira y el desasosiego son malos consejeros, cuando tu alma está en paz tus sentimientos son más puros y menos susceptibles al error.

Todos debemos adaptarnos a los demás sin esperar que ellos se adapten a nosotros, sería ideal, pero no funciona siempre. Siempre encontrarás tropiezos y obstáculos por sortear pero la disciplina te llevara avante con ellos; exigirnos partiendo de nuestra imperfección nos permite ver lo mejores que podemos ser.

Cuando te haces responsable de tus actos, cuando planeas tu futuro, cuando escuchas a tus mayores, vas revelando tu camino, debes prevalecer por ti misma por tu propia esencia.

No veas a los demás como un ejemplo a seguir, sino como un referente, que de ellos puedas equilibrar las cargas, sin compararte, porque ya es bien sabido que te vuelves vano y amargado. Si quieres ser ejemplo se tu propio ejemplo, si eres justa y honesta no puedes engañarte, no hay ojos más transparentes que los propios tuyos cuando expías tu alma.

 

Jag

Anuncios